Oportunidad caprina



Por: Gregorio Rodríguez, director de Corfo Coquimbo

Producir queso y leche de cabra ya es una tradición en la Región de Coquimbo. Una costumbre de larga data y que en el momento actual que vive Chile exige que para mantenerse vigente exista un mayor compromiso por otorgar nuevas y mejores oportunidades para la gente y sus territorios.

Una tarea que hemos asumido como propia en el Programa Territorial Integrado de Producción Caprina en Zonas de Secano de Corfo y que hoy ya ha hecho cuajar un gran número de ideas innovadoras que otorgan valor agregado en todo el proceso que, tradicionalmente, realizan con tanto cariño y dedicación, miles de productores de las comunas de Illapel, Canela y Combarbalá.

Hoy, son esos territorios los que están demostrando que es posible reinventar la forma en la que estamos haciendo las cosas, impulsando el desarrollo de la producción de carne y queso de cabra mediante moderna infraestructura, asesorías especializadas y estudios de factibilidad técnica de proyectos de innovación.

La meta en este momento es modernizar y dinamizar una industria tradicional capaz de aportar a la economía regional, generando oportunidades de negocio, favoreciendo el comercio justo y lo más importante: entregando productos de altísima calidad, producidos bajo estrictos estándares de inocuidad y siendo responsables del cuidado y bienestar de los animales.

El desafío no es menor, pero sabemos del esfuerzo de nuestra gente y valoramos profundamente la humildad con la que han recibido el consejo de profesionales, mediante talleres y seminarios, donde han podido intercambiar experiencias y afinar procesos a través de los cuales hoy es posible ofrecer diferentes cortes al vacío de carne de cabrito, pierna, paleta, costilla y mix parrillero, además de la leche y los quesos, los mismos que ya conquistan los paladares de países como España, Francia y Grecia y que ahora tienen la oportunidad de convertirse en el ingrediente principal de la gastronomía local.


Oportunidad caprina