Profesional respalda las ventajas nutricionales de los productos caprinos

La nutricionista planteó la necesidad de abrir el mercado para incentivar el consumo regular de los derivados de la cabra y el cabrito, lo cual puede traer excelentes beneficios nutricionales.


Un alto aporte proteico y vitamínico, bajo colesterol y fácil digestión, son algunas de las propiedades que consolidan a los productos caprinos como una excelente opción para incluir en la dieta regular. La Región de Coquimbo concentra, aproximadamente, el 65% de la masa caprina nacional, por lo que la oferta de productos es más asequible que en cualquier otra región del país. Los crianceros locales están enfocados principalmente en la elaboración de quesos y productos cárnicos, los cuales presentan notorias ventajas frente a los derivados del vacuno, el cerdo o las aves de corral.

Por ejemplo, los quesos elaborados en la región presentan ciertas características únicas frente a quesos de cabra producidos en otras partes de Chile y el mundo. Esto debido, principalmente, a la alimentación del ganado, la cual consiste en pastoreo y ramoneo de arbustos y pastizales naturales. Esto provoca que las hierbas le confieran a la leche un particular aroma y sabor, dando como resultado un queso de sabor característico, aromático, firme y muy distinto al que se encuentra en el mercado tradicional.

En relación con lo anterior, Roxana Lobos, nutricionista, argumentó que “si lo comparamos con otros derivados animales tradicionales, la carne de cabrito posee menos cantidad de grasas saturadas y de colesterol; y el queso de cabra resalta por ser de muy buen valor nutricional y fácil digestión debido al pequeño tamaño de sus glóbulos de grasa y efecto  buffer, además de tener inferior potencial alergénico que los quesos hechos con leche de vaca, no por nada su consumo es recomendado en infantes y personas mayores e incluso a personas que presentan enfermedades asociadas a alergias alimentarias. ”.

En cuanto a la incorporación de los productos caprinos en la dieta regular, la profesional explicó que “hay muchas formas de incluirlo. El queso se puede consumir no solo en aperitivos, sino que en forma cotidiana en el desayuno y once, sobre el pan o en forma de postres, para el almuerzo en ensaladas, o gratinado sobre mariscos, guisos y guarniciones. Lo mismo ocurre con la carne, no solo se puede comer el cabrito asado, que es lo más común, tiene muchas facetas de preparación”.

Dichas ventajas nutricionales se suman a los grandes esfuerzos realizados por distintos organismos para potenciar esta actividad económica de la Región de Coquimbo. Uno de ellos corresponde al Programa Territorial Integrado (PTI) Caprino de Corfo, quienes trabajan directamente con los crianceros para fortalecer su capacidad productiva.