Diálogo ciudadano sería clave para destrabar la crisis